Cinco evidencias del por qué no hace falta ser una empresa grande para conseguir tus objetivos y alcanzar el éxito

Cinco evidencias del por qué no hace falta ser una empresa grande para conseguir tus objetivos y alcanzar el éxito
mayo 14, 2020

Las pymes, aunque tienen una visibilidad muy limitada respecto a gigantes planetarios como Amazon, Nike, Apple o Johnson & Johnson, disponen de una sólida presencia en este país. De las más de 2,8 millones de empresas que hay en España, solo 4.777 (un 0,17%) están formadas por grandes corporaciones con plantillas a partir de 250 empleados. Es una realidad que la economía fluye gracias al trabajo de más de 1,5 millones de autónomos apoyados por poco más de 1,2 millones de empresas formadas por entre 1 y 49 asalariados. Las medianas empresas suponen solo un 0,85%, ascendiendo a un total de 23.974. A raíz de estos datos, basados en el informe mensual “Cifras PyME” (de marzo de 2020) que ofrece el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, se desprende que el 94% del tejido empresarial nacional está formado por autónomos y microempresas de menos de 10 trabajadores.

Se trata de empresas cuya facturación y recursos son más limitados respecto a los grandes grupos corporativos. Pero no por ser más pequeño, ello significa que estés en clara desventaja. En Fun Providers, agencia de comunicación y marketing digital en Barcelona, formamos parte de este rico y diverso entramado empresarial que colabora con la economía global para tirar hacia delante. Y como verás a continuación, tiene muchas ventajas disponer de un equipo de trabajo reducido para enfocar, con garantías, el futuro incierto que nos ha tocado vivir.

Y es que la lógica actual ya no pasa por una competencia entre grandes y pequeños. El futuro y la evolución se dirimirá en una carrera sin fin entre rápidos y lentos, en la que el que tenga mayor flexibilidad, adaptación al cambio y resiliencia empresarial marcará una ventaja competitiva respecto al resto y conseguirá sus objetivos. En un entorno tan hostil como fue el Cretácico -en el que reinaban grandes dinosaurios-, el impacto de un meteorito con la Tierra supuso una extinción en masa de la mayoría de plantas y animales del planeta. Este hecho supuso que solo sobrevivieran seres como insectos y animales con dimensiones menores a las de un gato, debido a la escasez de alimentos tras la violenta colisión. En momentos de zozobra y cambio, muévete como un pequeño mamífero para salir airoso en el entorno empresarial y económico actual:

1. Rapidez y flexibilidad como elementos diferenciales

Lo que en un principio parece un lastre es en realidad tu gran aliado. Tener una estructura reducida te va a dejar responder con rapidez y flexibilidad a los diferentes retos que se te presenten. El hecho diferencial y más importante es que no dependerás de infinitos y tortuosos sistemas de aprobación jerárquica. Porque, nos guste o no, en el reporte y la transmisión de información intervienen, a grandes rasgos, elementos del juego del teléfono (en los que los datos que circulan van variando y deformándose ligeramente, bajo el prisma mental de las diferentes personas que intervienen en el proceso). En las empresas de reducidas dimensiones la lógica es de acción, seguida de análisis directo y reacción en consecuencia. Así huiremos de altas torres de marfil alejadas de la realidad, desde las que se toman decisiones de laboratorio.

Si la idea es buena, acompañada de una estrategia y las herramientas adecuadas, será de implementación casi inmediata. Optimizarás el tiempo como un pequeño Optimist que cambia, casi de forma instantánea, su pequeña vela ante un viento cambiante frente a un potente y gigantesco velero que necesita de mucho más tiempo y coordinación de diversos recursos materiales y humanos para modificar su rumbo.

2. La experiencia y el trabajo más cualitativo te harán más fuerte

Corporaciones con estructuras jerárquicas muy piramidales, suponen una gran segmentación de tareas y especialización del trabajo y solo las capas más altas están dotadas de visión global. Trasladando esta visión al día a día laboral, generalmente las personas júnior despliegan las tareas tácticas y las sénior desarrollan la estrategia. En microempresas bien trabajadas, encontrarás personas muy cualificadas en todas las áreas de la compañía, con mayor experiencia y habilidad en determinados terrenos, pero preparadas para ayudar en otras facetas durante picos de trabajo o proyectos especiales. En pequeñas empresas, tendrás mujeres y hombres orquesta que saben tocar bien la mayoría de los instrumentos.

3. Controla tus recursos y conviértelo en una ventaja competitiva

Emplear cadenas de trabajo cortas -en las que dos o tres personas como mucho están involucradas en la toma y ejecución de decisiones en las diversas áreas de la empresa- permite controlar los diferentes recursos que se emplean en la microcorporación. De esta manera te ahorrarás la desagradable sorpresa de pagar por herramientas que no usas o con una utilidad muy limitada. En este caso en concreto, ser pequeño es sinónimo de eficiencia. Todo ello redunda en gastos generales limitados por la propia dimensión y a la vez empleados de forma más racional.  En el caso que seas una empresa que ofrece un producto o servicio, podrás ajustar tus precios, sin tenerlos que cargar y aumentar debido a una pesada estructura de sueldos y departamentos.

4. La trinchera te permite estar siempre alerta

El hecho de ser pocas personas te permitirá tomar constantemente el pulso del mercado, clientes y proveedores. Así, siempre estarás pegado a la realidad y conocerás, con nombres y apellidos, a todos tus interlocutores. De esta forma establecerás con ellos relaciones duraderas y de confianza que te permitirán, de forma muy flexible e imaginativa, encontrar las soluciones más óptimas para todos los problemas e iniciativas que vayan surgiendo. En este entorno encontrarás siempre aliados, al otro lado, para alcanzar tus metas laborales y empresariales. Trabajar desde las trincheras te permite escuchar y conocer, de primera mano, todo lo que ocurre alrededor de tu negocio para intervenir rápidamente y de forma eficiente.

5. Equipos más motivados y cohesionados

Conocer la personalidad de tus colaboradores, cómo trabajan bajo presión, en qué franja horaria lo hacen de forma más intensa y eficiente, cuáles son sus habilidades y puntos de mejora son claves en un entorno laboral de dimensiones limitadas. Abandona la visión del empleado como recurso y ve lo que hay delante de ti: una persona.

Sé empático con sus emociones y situaciones personales. Cuanto más fácil sea la conciliación de su vida familiar y laboral, mayor implicación tendrán. Siguiendo esta filosofía, que genera confianza dentro de la empresa, de los equipos reducidos se obtendrá una comunicación más fluida a corto plazo, (con una buena mezcla de herramientas virtuales y físicas) y un grupo más cohesionado al largo plazo. Tener información de los demás, nos humaniza y a la vez nos hace sentir más a gusto en nuestro lugar de trabajo, redundando en una mayor motivación y efectividad. Marca en rojo en el calendario el cumpleaños de tus compañeros; es muy sencillo organizar uno sorpresa.

 

En Fun Providers, agencia de comunicación y marketing digital en Barcelona, entendemos que nadar en río revuelto es complicado. Somos muy conscientes que se te puede hacer muy cuesta arriba trabajar en tu estrategia de marketing digital y de elaboración de contenidos, en la definición de acciones innovadoras inesperadas… No desesperes; estamos aquí para ayudarte. Somos pequeños pero sabemos lo que hacemos, acumulando una valiosa experiencia en el mundo del marketing y la comunicación.